Mujer aplicándose crema correctora en la frente

Piel facial con tendencia al enrojecimiento Síntomas, causas, factores desencadenantes y tratamientos

Aunque muchos de los síntomas de la piel facial hipersensible son invisibles, algunas personas que la padecen también experimentan enrojecimiento, especialmente en las mejillas, la llamada "zona T", la frente y el mentón.

SIGNOS Y SÍNTOMAS

Signos y síntomas de la piel facial con tendencia al enrojecimiento

Eucerin describe las tres características de la piel hipersensible como el Triángulo de la piel hipersensible. Estas son: compromiso de la función de barrera, fibras sensoriales hiperreactivas en la epidermis y enrojecimiento con frecuencia causado por la inflamación. La piel es vulnerable a los estímulos que la piel normal toleraría y estos factores estresantes pueden dar lugar a eritema (o enrojecimiento de la piel).

Existen diversas razones por las que las personas presentan enrojecimiento en su rostro, muchas de las cuales (aunque no todas) se asocian con la piel facial hipersensible.

En los casos más extremos, la piel facial hipersensible puede enrojecerse, sonrojarse e inflamarse por un trastorno crónico denominado rosácea, cuyos síntomas pueden aparecer y desaparecer con la exposición a los factores desencadenantes.

La piel con tendencia a la cuperosis también presenta escozor, ardor y otras sensaciones que describen las personas que la padecen, pero el cutis también se enrojece a causa de los capilares rotos visibles en la superficie. La piel facial con frecuencia se siente tirante e irritada.

Ilustración del compromiso de la función de barrera de la piel.
Dado el compromiso de la función de barrera en la piel hipersensible, esta es vulnerable a los factores estresantes.

  • Sofoco: afección fisiológica en la cual el rostro, y otras áreas del cuerpo, enrojecen de forma notoria; puede deberse, entre otras cosas, a medicamentos, fiebre, estrés, alcohol o condimentos.
  • Rubor: una forma más suave de sofoco que ocurre rápidamente cuando los vasos sanguíneos que abastecen el rostro se dilatan. Puede ocurrir cuando la piel se sobrecalienta y necesita enfriarse (debido al ejercicio, a una temperatura ambiental elevada o incluso los bochornos asociados con la menopausia), o deberse a la vergüenza o el estrés.
  • Quemadura solar: enrojecimiento e inflamación en respuesta a los nocivos rayos UV.
  • Reacciones alérgicas: aparición de manchas dispersas debido al contacto con alérgenos.
  • Lesiones, infecciones o inflamaciones.
  • Ejercicio.

Lea más información acerca de lapiel facial hipersensible
Lea más información acerca de la rosácea y la piel con tendencia a la cuperosis

Mujer con las mejillas quemadas por el sol.
El enrojecimiento de las mejillas puede deberse a quemaduras solares.
Fotografía del enrojecimiento del cuello de un hombre.
Pueden aparecer reacciones alérgicas en el cuello y en el rostro.
CAUSAS Y FACTORES DESENCADENANTES

Causas y factores desencadenantes de la piel facial con tendencia al enrojecimiento

Puede aparecer eritema a causa de la reacción de la piel hipersensible a estímulos tales como alérgenos, cambios en la temperatura o sustancias químicas. Estos factores desencadenantes no necesariamente causarían una reacción en la piel normal pero, debido a la alteración de la función de barrera y a las fibras sensoriales hiperreactivas, la piel facial hipersensible es más susceptible a la irritación. Mientras en la piel normal, el rubor puede desaparecer en minutos, el enrojecimiento causado por la piel hipersensible dura considerablemente más tiempo (horas, días e incluso meses).

En la piel hipersensible es posible que no haya síntomas visibles, aunque las personas que la padecen se quejan de sensaciones desagradables que se asemejan al escozor o el ardor, entre otras sensaciones. Sin embargo, factores ambientales (calor, frío, viento, etc.), psicológicos (ira, estrés, emociones intensas, etc.), factores externos (exposición a ciertas sustancias químicas, detergentes, fragancias, etc.), factores hormonales (ciclo menstrual) y factores mecánicos (presión sobre la piel) pueden afectar la piel e irritar las fibras sensoriales subyacentes y, en definitiva, generar el enrojecimiento.

Una mujer reacciona al clima frío.
Los cambios extremos de la temperatura pueden causar eritema.
Mujer estresada con la mano en la frente.
Los factores psicológicos, tales como el estrés, pueden desencadenar reacciones de hipersensibilidad.
FACTORES CONTRIBUYENTES

Factores contribuyentes adicionales

Otros factores que pueden influir en el enrojecimiento facial son: edad, genética, factores hormonales, sequedad de la piel, raza, pigmentación de la piel, enfermedades preexistentes y estilo de vida. Por ejemplo, en un artículo de la revista International Journal of Dermatology*, la gran mayoría de los sujetos con piel "sensible" o "muy sensible" tuvieron quemaduras solares durante la infancia y ahora enrojecían fácilmente después de exponerse al sol. Esto podría deberse al fototipo de piel dado que la piel sensible se observa principalmente en sujetos de piel clara.

La contaminación creciente, especialmente en las áreas urbanas, ha llevado a un aumento en la piel facial hipersensible. La función de barrera de la piel se vuelve más vulnerable a causa de los agentes agresores permanentes presentes en el aire y a la activación constante de las fibras sensoriales subyacentes.

Cada vez más personas se ven afectadas por reacciones alérgicas que contribuyen al enrojecimiento causado por la hipersensibilidad.

* International Journal of Dermatology 2011, 50, 961–967

Mujer que protege su rostro del sol.
Las quemaduras solares de la infancia pueden llevar al enrojecimiento inducido por el sol en la edad adulta.
Fotografía de automóviles y de gases de escape.
La contaminación y las emisiones de los automóviles pueden desencadenar eritemas en la piel hipersensible.
SOLUCIONES

Soluciones disponibles para la piel con tendencia al enrojecimiento

Prevenir siempre será mejor que curar, de manera que lo mejor es evitar todos los factores desencadenantes conocidos. Sin embargo, esto no siempre es práctico de manera que la segunda recomendación más importante consiste en emplear productos para el cuidado de la piel para restablecer y proteger la función de barrera alterada de la piel. Para minimizar la posibilidad de intolerancia o de reacciones alérgicas, use fórmulas "puras" o "con 0 %" que solo contengan una cantidad limitada de ingredientes y estén libres de irritantes potenciales tales como perfumes o alcohol y busque productos que tengan un envase a prueba de contaminación.

Las líneas de Eucerin para piel hipersensible contienen un principio activo exclusivo denominado SymSitive* que actúa eficazmente como regulador de la sensibilidad justo en el origen de la hiperreactividad, con lo que alivia las sensaciones desagradables al instante. El uso regular de los productos Eucerin para piel hipersensible ayuda a que la piel se vuelva más resistente al estrés interno y externo, con lo que le brinda un confort duradero a la piel.

Los productos Eucerin Anti-Enrojecimiento también contienen Licochalcona A, un antiinflamatorio y antioxidante natural que reduce rápidamente el enrojecimiento y alivia la inflamación.

Eucerin Anti-Enrojecimiento Crema Facial de Día FPS 25 también contiene pigmentos enmascaradores verdes que ayudan de inmediato a cubrir la apariencia de enrojecimiento para una piel con un cutis más parejo.

* = marca registrada de Symrise AG, Alemania

Mujer lavándose el rostro con agua.
Una rutina especial de cuidado activo de la piel puede aliviar los síntomas de la piel hipersensible.
Una mujer que aplica la crema Eucerin AntiREDNESS Concealing Day Care SPF 25 bajo los ojos.
Pigmentos enmascaradores verdes cubren la apariencia del enrojecimiento.