Piel propensa a granos, puntos negros y manchas Causas, desencadenantes, síntomas y consejos

En los países industrializados, el Acné Vulgaris es la enfermedad de la piel más común. Normalmente comienza en la pubertad, al igual que los cambios hormonales, y puede continuar hasta la etapa adulta. Entre el 70% y el 95% de adolescentes son afectados en cierta medida con manchas en la piel y del 15 al 30% *1 de ellos utilizan medicamentos para aliviar los síntomas. También existe un mayor número de adultos, en especial mujeres, que experimentan acné más adelante en sus vidas.

Este articulo examina el significado de una piel manchada y revisa qué es lo que hace que la piel sea propensa al acné. Se explica como se desarrollan los granos, papulas y pústulas y la diferencia entre ellas, así como por qué algunas personas son más propensas a las manchas que otras, los factores internos y externos que pueden desencadenar el acné. Además, explora cuál es la mejor manera de aliviar los síntomas y cuidar la piel.

*1  C.C.Zouboulis, Hautarzt 2014 65: 733-750

El acné normalmente aparece en la cara, cuello, hombros, pecho y espalda, y en rangos de severidad desde leve (conocido como acné comedónico), acné moderado (acné papulopustular) hasta el acné severo (acné conglobata). Puedes obtener mayor información de estos diferentes tipos de acné en Los diferentes tipos de acné.

Sin embargo el acné no solo afecta a la piel de las personas, afecta también su calidad de vida. Los síntomas pueden ser estresantes y causar problemas en la auto confianza. Puedes leer más en impacto psicológicos del acné. Esta es una de las razones por la cual es importante consultar a un dermatólogo si te encuentras en problemas debido a la condición de tu piel.

Existe una gama de opciones disponibles para el tratamiento del acné  y medicamentos oportunos para prevenir un deterioro en la condición de la piel y el daño subsecuente como la hiperpigmentación y las cicatrices.

¿Qué es una piel propensa a manchas?

La piel propensa a manchas es una piel que tiende a desarrollar comedones y granos. Es a menudo grasa y de apariencia brillante. Esto ocurre porque las glándulas sebáceas producen más sebo que en otros tipo de piel.

El acné (nombre completo Acné Vulgaris) es una condición de la piel no contagiosa que se caracteriza por la aparición de granos a causa de glándulas sebáceas inflamadas e infectadas. La enfermedad es más común en adolescentes, pero los síntomas pueden continuar hasta la edad adulta y algunas personas, especialmente mujeres, experimentan los síntomas después de los 25 años. El acné persistente o que o el acné que tarda en aparecer es conocido como acné tardío. Descubre más sobre el acné adulto en nuestro artículo Acné tardío y si estás buscando un tratamiento para el acné y para los signos de la edad puedes encontrarlo en Piel envejecida y con acné.

Acné v/s rosácea

A veces se confunde el acné con la rosácea. La rosácea es un desorden de la piel hipersensible, en donde los vasos sanguíneos se agrandan, lo que causa un enrojecimiento en la piel. También puede causar pápulas y pústulas, lo cual contribuye a la confusión. La rosácea necesita un tratamiento diferente al del acné. Puedes saber más información sobre cómo  tratarla aquí. Si no estás seguro de tener acné o rosácea, consulta con tu doctor.

1. Acné comedónico (acné leve).

2. Acné papulopustular (acné moderado).

3. Acné conglobata (acné severo).

¿Qué causa o desencadena las manchas en la piel?

Existen diversos mitos alrededor del acné, por ejemplo, que aquellas personas con manchas son menos higiénicas que otras. Aquí mencionamos los factores claves que los profesionales de la salud saben que pueden influir en que algunas personas sean más propensas al acné que otras:

Genética
Los genes determinan nuestro tipo de piel y algunos de nosotros tenemos una piel que es más reactiva y propensa a la inflamación, las manchas y el acné que otras. Si ambos padres tuvieran acné, existe una mayor posibilidad de que su hijo desarrolle la afección.

Hormonas
El acné es una enfermedad hormonal. Las hormonas son responsables del desarrollo de las glándulas sebáceas y también estimulan la producción de sebo en dichas glándulas sebáceas (una sobreproducción de sebo es uno de los síntomas que define la piel propensa a las manchas).

El aumento de hormonas durante la pubertad es la principal razón por la cual el acné es más prevalente en la adolescencia, pero las hormonas continúan afectando a hombres y mujeres de forma diferente en diferentes etapas de la vida: los cambios en los niveles hormonales durante el ciclo menstrual a menudo causan brotes en mujeres de 20 y 30 años. Puedes obtener más información sobre la relación entre las hormonas y el acné en nuestro artículo hormonas y acné y puedes leer más sobre el acné en adultos en nuestro artículo sobre Acné Tardío.

Medicamentos
Algunos medicamentos, como los esteroides y el litio, pueden causar acné. Descubra más en la sección el acné y el deporte.

Si bien no son la causa del acné, los siguientes factores pueden desencadenar y agravar los síntomas:

Dieta
Existe cierta evidencia de correlación entre la dieta y el acné. Una dieta con un alto índice glucémico y una gran cantidad de productos lácteos pueden desencadenar o agravar el acné. Lee más en acné y dieta: el antecedente.

Estrés
El estrés puede desencadenar hormonas que a su vez estimulan la producción de sebo y exacerban el acné. Lee más en la sección el acné y el estrés.

El estrés puede empeorar la piel propensa a manchas

Fumar
Las investigaciones indican que fumar exacerba el acné al causar estrés oxidativo en la piel y alterar la composición del sebo. * 1

Cuidado de la piel inadecuado
Los jabones y el agua demasiado caliente pueden alterar el equilibrio natural de la piel y exacerbar los síntomas. Algunos productos para el cuidado de la piel y el maquillaje también son comedogénicos (lo que significa que obstruyen los poros y causan acné).


Encuentra más en la sección causas y desencadenantes del acné.

¿Cómo se desarrollan las manchas y el acné?

Existen muchos factores complejos e interrelacionados que participan en el desarrollo de las imperfecciones y el acné.

Inflamación
El acné es una enfermedad (affección) inflamatoria y la inflamación está presente en todas las etapas de su desarrollo. Como sabemos, nuestra genética y hormonas hacen que algunos de nosotros seamos más propensos a la inflamación que otros. La microinflamación (inflamación no visible) es la causa principal del acné y puede desencadenarse por muchos factores diferentes, incluidos los cambios en las hormonas, las bacterias y cambios en la composición del sebo en la superficie de la piel.

P.acne, es una bacteria inofensiva que puede desencadenar la inflamación en la piel propensa a manchas.

Seborrea
Las glándulas sebáceas secretan una sustancia aceitosa llamada sebo que mantiene flexible la piel y el cabello. El exceso de producción de sebo (desencadenado por las hormonas), que caracteriza la piel propensa a las imperfecciones y al acné, se conoce como seborrea. El exceso de sebo en la superficie de la piel se mezcla con el proceso natural por el cual la piel desprende células muertas (conocida como descamación). La composición de los lípidos del sebo que se acumulan en las glándulas sebáceas también causa una mayor microinflamación.

Hiperqueratosis
La hiperqueratosis es un engrosamiento anormal de las capas externas de la piel. Es causada por la producción excesiva de células (desencadenada por las hormonas) y la descamación inadecuada de las células muertas. Estas células forman tapones que bloquean las glándulas sebáceas. El sebo se acumula y la pared del folículo se hincha causando comedones (puntos negros y puntos blancos).

Bacteria
La Propinionbacterium acnes (o P. acnes) es una bacteria que normalmente vive de manera inofensiva en la superficie de la piel, pero las personas con piel propensa a manchas y acné pueden ser más sensibles a ella y pueden desencadenar inflamación. La producción excesiva de sebo también crea un ambiente que ayuda al crecimiento de bacterias. Comienzan a colonizar el conducto de la glándula sebácea tapada causando inflamación adicional y dando lugar a pápulas y pústulas.
En casos severos, la pared folicular irrumpe en las últimas etapas de la inflamación. Se liberan lípidos, ácidos grasos, corneocitos (células), bacterias y fragmentos de células que pueden causar más inflamación en la piel circundante.

El desarrollo de las manchas y el acné

Los diferentes tipos de manchas: terminología del acné explicada.

Así como existen diferentes tipos de acné, también existen diferentes tipos de imperfecciones. La palabra 'imperfección' se usa normalmente cuando se habla de una condición temporal (en el caso de espinillas, puntos blancos, etc.) mientras que la palabra 'mancha' sugiere una condición más permanente (como manchas de la edad y manchas de sol). Aquí hay una explicación de algunos de los términos comúnmente utilizados:

  • Espinilla (o comedón abierto): una imperfección pequeña, oscura y plana resultante de una glándula sebácea obstruida. La coloración oscura se produce cuando el sebo reacciona con el oxígeno y no tiene nada que ver con la suciedad.
  • Punto blanco (o comedón cerrado): una imperfección redonda y elevada con una cubierta de color blanco lechoso. También es el resultado de una glándula sebácea bloqueada. Un tipo de grano.
  • Espinilla: una imperfección inflamada (elevada y de color) que se llena de pus y suele ser dolorosa. Es el término coloquial utilizado para todas las imperfecciones: comodones, pápulas y pústulas.
  • Pápula: una elevación sólida de la piel que no contiene pus, espinilla inflamada.
  • Pústula: cuando una espinilla o un grano crecen en tamaño y gravedad, se conoce como pústula, espinilla inflamada con pus.
  • Nódulo: lesión del acné (área del tejido dañado) alojada en la profundidad de la piel. Normalmente en áreas más grandes de la piel, como la espalda y los hombros.
  • Quistes: lesión de acné llena de pus que se aloja profundamente en la piel. Se produce cuando la pared folicular estalla en las últimas etapas de la inflamación.

¿Qué puedo hacer para ayudar a reducir las manchas y cuidar mi piel?

La piel manchada se beneficia de un cuidado especial:

Una rutina completa de cuidado de la piel.
Limpia tu piel dos veces al día y cuídala usando productos que han sido especialmente formulados para satisfacer las necesidades particulares de tu piel, como los que están en la gama Eucerin DermoPure. Obtén más información sobre los productos ideales para el cuidado de la piel y la rutina para pieles propensas a las manchas.

Elije productos de limpieza y cuidado especialmente formulada para las necesidades de tu piel.

Tratamiento médico
Existen diversas alternativas para tratar el acné. Tu médico te podrá aconsejar cuál es el mejor para ti. Obtén más información sobre los medicamentos para el acné y los posibles efectos secundarios.

Protección solar
Las manchas pueden causar problemas de pigmentación si se exponen excesivamente al sol, y los medicamentos para el acné pueden hacer que la piel sea más sensible a los rayos UV, por lo que es importante usar protección solar adecuada. Pruebe Eucerin Sun Gel-Creme Oil Control Dry Touch SPF30 o SPF50+. Puedes leer más en acné y protección solar.

Cuidado
Hacer ejercicio, una buena noche de sueño y una dieta sana y equilibrada te ayudarán a mantenerte sano y positivo en general, a reducir el estrés (que puede desencadenar hormonas y exacerbar el acné) y a mejorar la elasticidad natural de tu piel. Intenta dejar de fumar también. Averigua más en ¿qué cambios puedo hacer en mi dieta?, el acné y el deporte y el acné y el estrés.

Artículos relacionados

Suscripción a Newsletter

Para recibir las últimas noticias de Eucerin, porfavor completa el siguiente formulario.

  • Prueba nuestros productos nuevos
  • Participa en exclusivos concursos y sorteos
  • Actualízate con información novedosa y sugiere